Esto no es despotricar…. es cagarse en…

Aun recuerdo hace unos cinco años iba a trabajar en un autobús londinense que, ya por aquel entonces, contaban con una tele en la que daban las noticias, cuando escucho al presentador del informativo: “Los terroristas vascos hacen estallar una bomba en Benidorm”. Creo recordar que no hubo muertos finalmente, y la gente que iba en el autobús tampoco le prestó especial atención a la noticia, pero yo, alojado en la parte trasera del segundo piso, me encogí de vergüenza… y no precisamente ajena.

Nadie se dio cuenta de mi brusco cambio de ánimo pero ver que tu pueblo (TODO tu pueblo) se asocia con terrorismo es duro… muy duro. Me encanta donde he nacido (de Bilbao pues) y me encantan nuestras tradiciones y el sentir de la grandísima, inmensa mayoría de la gente de aquí, pero los forofísmos extremos me están haciendo pensar si es aquí donde quiero formar una familia: ¿Quiero que mi hijo sienta la vergüenza que pasé yo en aquel autobús? ¿Quiero que viva la exacerbada imposición de actuar, hablar y vivir de una determinada manera para poder tener las mismas posibilidades para encontrar trabajo o acceder a una vivienda?

Como anécdota diré que mi profesora de euskera, allá en la EGB, me recomendó estudiar para ser profesor de euskera ya que veía que se me daba muy bien y que realmente me gustaba. Con el paso de los años y experiencias muy desagradables (asesinatos, atentados, discriminación por idioma…) mi interés por el euskera desapareció y ahora tendré que volver a estudiarlo POR OBLIGACIÓN.

Cada atentado de ETA, como el de ayer, diluye y enfría mi sentimiento por este grandísimo y desconocido pueblo que está marcado por una serie de estereotipos y cicatrices políticas que son muy difíciles de hacer desaparecer… desgraciadamente. Me da envidia sana cuando veo, por ejemplo, a los asturianos como idolatran su tierra sin hacer de eso política alguna ni discriminación hacia el que viene de fuera.

Por cierto… ni en Bilbao, ni en todo el País Vasco, llevamos pistola ni chaleco antibalas… ¡Lo digo porque cuando salgo por ahí fuera, no es la primera vez que me lo preguntan!

Anuncios

Hilillosh de plashtilina

Sé que este es un blog en el que se defiende a capa y espada el derecho al pataleo, pero hay gente que perdió ese derecho fundamental hace mucho mucho tiempo.

En el cuartito de hora del café, en el que, a parte de atragantarte con el pincho de tortilla, poco más te da tiempo a hacer, llama mi atención un titular que me apunto mentalmente para leerlo con detenimiento en su versión electrónica. Reza artículo de la siguiente guisa: “El PP pide que declare el “número dos” de Rubalcaba en su denuncia por las supuestas filtraciones” (podéis leerlo completo aqui)

Me asombra la JETA (lo pongo con mayúsculas para que quede claro el tono despectivo) que tienen los políticos en general, pero lo del PP roza lo esperpéntico. Estuvieron gobernando en mayoría durante 8 años en los que hicieron lo que se les puso en la punta sin dar una mínima explicación de nada a nadie: Aznar no compareció en el parlamento de forma extraordinaria más de dos veces en 8 años… y eso que se hundió un petrolero y fuimos a una guerra por poner un par de ejemplos. Y casi mejor que así lo hicieran porque cuando hablan…. “hilillosh de plashtilina” decía el ¿señor? Rajoy (increíblemente candidato a la presidencia de España hoy en día) cuando un petrolero escupía crudo a borbotones arruinando una de las tierras más bellas de este país.

Pues este partido, que se cree en posesión de la verdad absoluta y que miran con sumo desprecio a todo aquel que se crea en posición (por mucho que haya ganado unas elecciones generales) de llevarles la contraria, sigue actuando con la misma chulería y el mismo descaro. Un PRESIDENTE AUTONÓMICO de su partido está imputado por cohecho y su lider sigue haciendo mutis por el foro cuando es preguntado sobre el tema… Pero…. ¡eso si! La culpa es del gobierno… ¿¿¡¡Perdone!!?? ¿Ustedes nunca fallan? ¿Nunca cometen errores? O más allá… señor Trillo… ¿Usted no entrega cadaveres a la buena de Dios y sin identificar? Cuando se libró de comparecer delante del tribunal como responsable máximo de la infame CHAPUZA del Yakolev… ¿se acordó de darle las gracias al gobierno? ¿Verdad que no?

MANDA HUEVOS

Despistes tenemos todos… no?

Pues me he tragado un Tour de Francia espeso espesísimo en sus dos primeras semanas y brillante en la última. Me alegré de triunfos como el de Astarloza por el grado de emotividad que supone para gente como él: gente honesta, cercana y trabajadora. Zorionak Mikel!

Como no, también he disfrutado esta última semana con las exhibiciones de Contador tanto en montaña como en contrarreloj y de sus injustificables cagadas (La Colombiere fue lamentable) que solo se podrían explicar, y sólo en parte, por las presiones internas a las que ha sido sometido. Pero, a fin de cuentas, Contador a ganado SOBRADO el Tour…

Mi sorpresa es que ayer, después de pasar el día en la piscina, decidimos ir a tomar algo con unos amigos y cuando entro a pedir… oigo un himno desconocido para mi… Extrañado, me quedo pensando “La que va a liar el amigo Hamilton cuando escuche que no le están poniendo el God Save the Queen…” Levanto la cabeza… ¡y veo a Contador en el podium del Tour de Francia con el himno danés de fondo!

Pese a no ser para nada amigo de los himnos y demás forofísmos nacionales (sean de la bandera que sean) me parece “sospechoso” que al cuarto ganador del Tour español de forma consecutiva se le confunda el himno. Y si hubiese pasado en Finlandia (país que ardo en deseos de conocer por otra parte) no diría nada… pero en Francia…

El año que viene me veréis por Junio despotricando (y de lo lindo) con el público de Roland Garros por su necia actitud hacia Nadal. No entiendo sinceramente ese sentimiento antiespañol que existe en ciertos ámbitos de la sociedad francesa. ¿Que hace mucho tiempo que no ganan en Roland Garros? Pues a esperar a que se retiren los dos cracks que reinan ahora mismo. ¿Que hace tiempo que un francés no gana el Tour? Pues a trabajar la cantera señores!


Menos animadversiones a las banderas y más trabajo… ¡Gabachos!

PD: Que conste que me voy a París de vacaciones! XD

Es que nadie va a pensar en los niños!!

Como solía gritar rozando el histerísmo la mujer del reverendo Lovejoy (los Simpson)… “¡¡Es que nadie se va a preocupar de los niños!!”. Pues algo así habría que espetarle al señor juez que ha condenado a 9 años a una mujer por asesinar en 2005 al violador de su hija de, por aquel entonces, 13 añitos.

Para más inri, el violador cometió dicho delito estando de permiso penitenciario cuando cumplía condena por haber violado anteriormente y fue asesinado cuando disfrutaba de la condicional… Algo falla señores. Que un tipejo de esta calaña recibiese como castigo 9 años (curiosamente los mismos que le han caido a la madre) y que en 3 disfrutara de la condicional es para hacer lo que hizo la madre y más. Y digo yo… ¿Es que nadie va a pensar en la niña? La violan, encarcelan a su madre… En fin…

Con estos casos, empiezo a plantearme mi postura en cuanto a la pena de muerte. Soy defensor aférrimo de las condenas de por vida (pero de por vida de verdad) y en condiciones de trabajo duras (¿Qué es eso de ir a la biblioteca, tener gimnasio y la de Dios?). Si alguien comete un homicidio no puede ser que el tio en la carcel viva como Dios, se le de comer por la jeta, se saque 4 carreras y salga de rositas cumpliendo el 30% de la condena. Por mi tendrían que tener una jornada laboral dura, como la tiene un trabajador que tiene que dar de comer a su familia, pagar la hipoteca, el destinta de los crios… 6 dias a la semana a 10 horas a la semana para ganarse el pan me parecería justo.

Pero es que viendo que las demandas de penas más duras y de cumplimiento íntegro de condenas caen en saco roto… igual hay que cambiar de postura… Igual hay que adoptar una postura de negociación pura y dura; es decir, pedir algo más para despues “ceder” para conseguir lo que realmente quieres.

De profesión… juez

Pues la primera crítica va para las personitas que tienen de profesión “tocarle los huevos a los que hacen lo que yo en mi vida podré hacer”… o como se les conoce más comunmente: jueces deportivos.

Esta pandilla de tipejos/as (no se me vayan a enfadar las tipejas por ningunearlas) que atienden a vaya a saber usted qué criterios, juzgan (con todo lo que conyeva el sustantivo) a deportístas de élite que se pasan la vida trabajando durísimamente (he dicho deportístas de élite, no futbolistas XD) sacrificando un montón de cosas para que, el día de la copetición, un señor se fije más en las piernas de tu rival que en lo que hace con ellas.

Gemma Mengual lloraba hoy en el podium con la plata colgada al cuello en los mundiales de natación de Roma: Olé. Y digo olé, primero, por subir al segundo escalón sabiendo que tu sitio está más arriba (yo se de uno que se hubiera ido) segundo, porque llorar por no alcanzar algo por lo que has luchado tanto denota una pasión por el deporte (SU deporte) que debería ser asignatura obligatoria para los niños del colegio y, por último, porque, detrás de las lágrimas se notaba un poso de satisfacción por haber hecho disfrutar a los demás… y eso, señora Mengual, no tiene medalla desgracidamente.

Por eso les pido a los señores juececillos que, por lo menos, un minutito antes de dormir, piensen si han sido realmente justos con Gemma… y que duerman mal.

Bienvenidos

Primera entrada. El equivalente digital de “folio en blanco” para un escritor… Siempre me ha parecido un buen consejo ese de “empieza por el principio” asi que, siguiendo esa máxima, comenzaré por deciros que este es un blog que reivindica uno de los derechos fundamentales del ser humano… El derecho al pataleo.

Como de comer y beber, afortunadamente, en este mundo en el que vivimos (el primer mundo… el ¿desarrollado?) son derechos que, en principio, están cubiertos, he decidido crear un blog que permita al que escribe (yo mismo) descargar esas presiones diarias y ponerlas por escrito.

Como esto suena un poco egoista y que representa una escasa “ventaja competitiva” respecto al resto de blogs, diré también que buscaré irme al extremo para que también le sirva al lector (osea tú) para distraerse y REIRSE al menos cinco minutillos.

Veremos en qué acaba esta aventurilla.

Un saludo