International Pirate Holding

41 días llevo desayunando, comiendo y cenando con la misma noticia dada 1.503 vueltas… “El Alacrana para arriba” “El Anacrana para abajo”. Pocas son las opiniones realmente interesantes que he podido leer o escuchar. Mucho amarillismo, muchos focos alrededor de familias rotas y desconsoladas llorando por sus seres queridos retenidos que nos impiden ver un poquito más allá.

Hoy me he tenido que desayunar viendo a un malnacido ser agasajado y tratado con total normalidad en un (des)informativo: Un criminal disfrazado de abogado con un traje que vale mi sueldo anual, comdecía impecable al lado de Hilario Pino zafandose de las preguntas con una impunidad insultante y hablando de las opciones que tenía el gobierno para dejar libre a su “cliente”… comosi fuera la única opción.

Sinceramente, no lloraría su muerte… es mas… me alegraría.

Un tipejo que es capaz de dormir sabiendo que va a cobrar una pastaza por representar ¿legalmente? a un holding internacional de estafa descubierta que hace sufrir a las familias de los pobres marineritos que ni pinchan ni cortan en esta trama, merece, pudrirse en la carcel picando piedra en turnos de 12 horas diarias. ¡Pero claro! ¡Esto es un circo! Show must go on.

Porque lo que nadie dice es que unos descerabrados somalis puestos hasta las cejas tienen negociadores en Londres y Madrid, cuentas en Zurich y las Islas Caimán y abogados sin escrúpulos que exigen la liberación de los torpes que fueron capturados. ¡Menudos hachas!

El único debate es si se puede extraditar a los tontunos, que si vamos a pagar un rescate de no se cuantos millones de euros (que pagamos nosotros por cierto), que si nos vamos a gastar otros tantos millones (que también pagamos nosotros) en poner seguridad privada en los barcos… Pero… ¿nadie va a ir a buscar a los cerebros que controlan toda esta estafa? ¿Nadie se da cuenta de que sin las cabezas pensantes, estos jodidos drogadictos son como los que atracaban las farmacias en los 80? Nadie se preocupa… Solo sufrimos por las familias pero no nos preocupamos de que no sufran MÁS familias.

Y bueno, también habría que hablar de qué coño hacía el barco fuera del área de seguridad… porque claro… salieron por su propia voluntad… pero bueno… esto es otra historia.

PD: Yo soy de Alcorcón, Alcorcón, Alcorcón